top of page
Buscar
  • Foto del escritornakusarbe3

Placer y Felicidad: 7 claves para diferenciarlas.

Potenciar la empatía entre las personas y también hacia la naturaleza aumenta nuestra felicidad y de paso ayuda a la protección del planeta.



Actividades al aire libre en familia son la mejor idea para lograr la felicidad y con un bajo impacto de nuestra huella de carbono.



Hemos sufrido una crisis cultural y todo se resume a un error que hemos cometido en cuanto a la interpretación de dos de nuestras emociones más importantes y positivas: El placer y la felicidad. Mucha gente las equipara, pero la verdad es que son completamente diferentes. Se piensa que son lo mismo y hay mucha literatura y definiciones que las combinan y las confunden, de forma que nuestras emociones no se manejan de forma óptima, lo que nos conduce a vivir una vida mediocre definida por el mercado y el espejo social.


Entonces, ¿cuáles son las diferencias entre el placer y la felicidad?



7 claves del doctor Robert Lustig, MD UCSF Departament of Pediatrics.


#1 - El placer es pasajero. La felicidad es permanente.


#2 - El placer es visceral. La felicidad es etérea.


#3 - El placer es tomar. La felicidad es dar.


#4 - El placer se puede conseguir con substancias. La felicida no.


#5 - El placer se experimenta solo. La felicidad se experimenta en grupos sociales.


#6 - Los placeres extremos llevan a la adicción, ya sea a base de substancias o comportamientos. No hay adicción ninguna de la felicidad.


#7 - El placer es dopamina. La felicida es serotonina.


Estos dos bioquímicos son dos neurotransmisores que el cerebro produce y usa para que las neuronas se comuniquen entre sí.

Resulta que la dopamina secretada por una neurona estimula a la siguiente de forma secuencial en el proceso de comunicación natural entre neuronas, pero si son excitadas en exceso y con mucha frecuencia las neuronas tienden a morir.


En un intento de mitigar el daño y minimizar este proceso, las neuronas tienen un mecanismo de defensa que reduce la cantidad de receptores que pueden ser avivados en el intercambio de químicos.


La supresión de estímulos es habitual en nuestro cuerpo, de forma que cuando recibes una dosis generas un estímulo en los receptores y éstos se cierran. Así, la próxima vez necesitarás una dosis mayor para sentir el mismo estímulo porque hay menos receptores disponibles; y posteriormente necesitarás una dosis más grande y más grande hasta que finalmente recibes una dosis enorme y ya no sientes nada, es lo que se conoce como tolerancia. Posteriormente, cuando las neuronas comienzan a morir es cuando se alcanza la fase de adicción.


En cambio, la serotonina es inhibidora, no es un estimulante, inhibe al receptor para provocar alegría, como estar en modo “zen”. Así que, no puedes tener una sobredosis de serotonina, ya qué se adhiere, pero no activa el proceso más allá del receptor, básicamente lo que haces es desacelerar esas neuronas en lugar de acelerarlas. Y al hacer esto, activas el proceso para la alegría, ese sentimiento de ser uno con el mundo y que llamamos felicidad.


Hay una cosa que suprime la serotonina, la dopamina. Por esta razón, mientras más placer recibes, más infeliz serás y el marketing y el consumo de manera específica y coordinada han confundido y mezclado el término felicidad con el término placer, de tal modo que te hacen creer que compras felicidad a traves de sus productos, aunque sólo te ofrecen un placer efímero carente del sentido de haber realizado una elección propia. Esa es la economía mundial y está basada en sustancias hedonistas que impulsan el placer en lugar de la felicidad y en este proceso nos hemos vuelto decididamente más infelices.


La realidad es que las personas viven secuestradas sin conocer cuál es la causa de sus frustraciones e insatisfacciones. La clave es reconocer que no puedes resolver un problema a menos que identifiques cuál es el problema. Una vez despiertes del sueño, tal vez tomes conciencia y, con autoconocimiento y autocontrol, puedas tomar mejores decisiones para el futuro par ti y para tus seres más queridos.



Enlaces de interés

Robert Lustig:




"La verdadera felicidad es…, disfrutar del presente sin ansiedad y dependencia en el futuro. Séneca.


25 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page